TUS COMENTARIOS
Los comentarios más recientes están al final de esta página.
Aquí puedes aportar tus comentarios sobre todo lo relacionado con el NOARTE o responder a las entradas de este foro.
Con la publicación aceptas que el comentario, e imagen si la hubiera (de la que reconoces ser autor/a), sea recopilado en un documento (libro) de pública, libre y gratuita distribución en su formato digital.

Pulsa AQUÍ para ir al final de la página v




Hay publicados 18 comentarios
k-ant
En este foro puedes publicar tus comentarios sobre NOARTE o Arte en general que resulten de tu interés para que sean compartidos y respondidos públicamente por quienes deseen hacerlo.
19-10-2018
20:51 h. - ID. 1


Letamendi
Buenos días,
me parece perfecto! Quizás por la euforia del tema me he dejado llevar y, sin ser consciente, he copado la atención del certámen, perdón!
Me parece muy interesante y enriquecedor todo lo que estamos tratando, encantado de seguir participando....
Un abrazo
2-5-2019
7:55 h. - ID. 2


k-ant
Gracias por aceptar mi propuesta de venir a este nuevo foro de debate. Puedes responder aquí el último post que te envié de la web de Arte por Habichuelas. Por mi parte voy a releer tus post porque seguro que hay temas que no te he respondido de forma concreta, ya que quizá hemos estado tratando otros temas más de fondo del certamen y de mi percepción de los elementos que intervienen en la comunicación, como los prejuic...ios y estereotipos que subyacen en la misma, que me parecía importante comentar es ese momento. También puedes introducir nuevos temas o alguno de los que se estén tratando en arte por habichuelas. Mi intención es ir invitando aquí a la gente que quiera debatir y ampliar los temas sobre cualquier elemento referente al Arte. Mi experiencia en el pasado certamen es que la mayor parte de la gente sólo responde a la pregunta del certamen y ya no continúan con el debate, una de las participantes, Concha, trató de introducir como nuevo tema los videos sobre Hamparte, pero no suscitaron mucho interés y se cerró el debate con un par de comentarios.
En este foro de arte.net se publicaron algunos post de los participantes del primer Arte por Habichuelas, pero al incluirlos en el libro ¿Ha muerto el Arte? los eliminé de aquí para no tener una duplicidad de contenidos y porque esos post no incitaron a nadie más a comentarlos, aunque eran muy interesantes.
Tú eres el primero que muestra interés por continuar con el debate, aunque espero que se nos una más gente en el futuro, no tengo muchas esperanzas porque ya verás cómo sucede en Arte Por Habichuelas que los/as artistas publican su obra, su comentario y no suelen replicar. Yo creo que es así porque nos han enseñado que una obra de arte la crea el artista y la cuelga para esperar la reacción del público, y ahí se acaba todo. La obra se acaba cuando la muestras y la justificas. En estos certámenes los participantes y el público son las mismas personas, yo prentendía crear una interacción obra-público-artista-público, pero no puede existir esta interacción sino existe un interés y en el caso de este tipo de debate el interés es el autoconocimiento propio a través de la realidad observada desde diversos puntos de vista. Yo no puedo decirle a nadie que se interese esta interacción sino ha mostrado antes interés por sí mismo (como tu caso y el mío), sólo puedo pedirles que expongan su obra en el certamen y la comenten, lo otro debe nacer de su sed de conocimiento y, por supuesto, de reconocer que este conocimiento que les ofrecemos les puede ser de utilidad, sino es así, no tendrán interés por participar aquí.
un abrazo
2-5-2019
21:5 h. - ID. 3


Letamendi
Hola k-ant,
estoy de acuerdo en que el entorno nos hace que nos comportemos de determinada manera, y que, casi con total seguridad, en esa misma situación yo mismo lo haría... Quizás por malas experiencias vividas cuando luchaba por salir adelante, cuando buscaba mi propio leguaje ( y lo sigo haciendo), mi propia forma de expresión; el concocer a algún que otro/a artista egocéntrico/a a los/as que no les importaba pis...ar a su igual con tal de sobresalir, me hizo crear una idea errónea sobre el Ego de algunos/as artistas, sin valorar, como es debido, lo que comentas.
Es cierto que cuando creamos una obra lo hacemos desde los más profundo y sincero de nosotros/as mismos/as y es por ello que las críticas , si no aprendemos a aceptarlas y analizarlas, pueden ser demasiado hirientes. Por otro lado, esta búsqueda de un estilo propio de expresión con la que mostrar nuestras ideas y lo más profundo de nosostros/as mismos/as es lo que hace verdaderamente grande al Arte y al artista.
Esta idea fue la que debatí con un artista consagrado y con la que, al desarrolarla, hubo ciertas fricciones. Mientras que él opinaba que todo artista mediocre que no alcance el éxito (económico?), debería retirarse del mundo del arte; yo opinaba y opino, que para el/la artista el arte es una forma de vida, una forma de ver las cosas y de expresarse diferente a como lo hacen el resto de personas, y es por ello que, independientemente del éxito de su obra, será artista y seguirá trabajando en su obra hasta el día que se muera. Creo que aquí volvemos a enlazar con la pregunta que planteas en tu certámen. Y yo pregunto: ¿Un/a artista debería dejar de serlo por no poder vender su obra?
Un abrazo
3-5-2019
11:34 h. - ID. 4


k-ant
Hola Letamendi.
Esa opinión de que el artista que no vende debería dedicarse a otra cosa ya la he escuchado, la tienen sobretodo aquellas personas (artistas y público también) que no quieren que el Arte se convierta en algo subvencionado, que es el único ámbito en el que los discursos más experimentales tienen cabida ya que no tienen el propósito comercial o la necesidad de satisfacer a la mayoría del público. Per...o como sabes este tipo de experimentos artísticos suelen acabarse pronto ante la imposibilidad de justificarlos con visitas o las ventas de las propias obras.
Esas son las únicas posibilidades que tenemos los artistas de vivir de nuestra obra.
Si te planteas el Arte como un negocio (que lo es también) está claro que sino te va bien tienes que cerrarlo y dedicarte a otra cosa que te dé de comer.
Según este criterio los artistas que no hemos conseguido entrar en ese mercado del Arte seríamos artistas mediocres que deberíamos dedicarnos a otra cosa.
El asunto es que, tanto para mí como para estos artistas que no hemos sido sido reconocidos por el mundo del Arte, éste tiene una funcionalidad concreta. Si has leído el catálogo de la “1ª edición de Arte por Habichuelas ¿qué es el Arte?” o el libro “¿Ha muerto el Arte?”, donde se recogen todos estos testimonios de artistas, verás que cada uno/a de nosotros/as lo utiliza con propósitos bien diferentes: unos para representar lo indecible de la mejor manera posible, otros como medio experimental que permite investigar nuevos diálogos y discursos, otros expresan sentimientos, otros tienen un discurso reivindicativo, sobretodo reclaman estos artistas que se les permita acceder al mundo del Arte (el Arte de museos y galerías), también está la función terapéutica, etc..
Estos artistas que están tratando de acceder al mundo artístico y todavía no lo han conseguido no son artistas mediocres, sino artistas que están buscando un discurso con el que entrar en ese mundo, pero no nos engañemos, los discursos que entrarán en ese mercado son los que más simpatías despierten en los compradores, las formas más atractivas y los menos comprometidos. Por eso las obras que nos llegan de ese mundo están descontextualizadas, no vemos el discurso que representan o directamente no lo tienen (no lo necesitan para vender).
Quienes tienen la necesidad de comunicar algo concreto y desarrollan un discurso propio (no hecho a base de estereotipos recopilados para satisfacer un mercado) se van a encontrar con la resistencia de un Arte que ha sido pensado como un mercado al que se debe abastecer según una demanda concreta y que difícilmente aceptará algo nuevo, por desconocerlo. Además, si eso nuevo implica compromiso el rechazo es aún mayor, ya que casi nadie quiere ver la realidad de forma diferente a como se la muestran las representaciones convencionales, eso provoca rechazo en el público, pues cuestiona su propia realidad aceptada.

Yo trato de desproveer de amor mis definiciones porque considero que aquello que amamos queda cerrado y ya no admite crítica. Mis definiciones están pensadas para que cualquiera pueda acercarse a los objetos que describo (sienta o no amor) y los reconozca por sus cualidades. No es necesario que los ames, simplemente que desees conocerlos.
El mundo está lleno de cosas que amamos, por eso son perfectas para quien las ama, y no admite críticas, y muertas para quien las contempla desde fuera, por esta misma razón.
Mi agradecimiento al Arte y a los artistas se limita al hecho de haberme permitido mostrarles mis definiciones, porque ¿quién en este mundo va a permitir que un desconocido venga a decirles lo que piensa de las cosas que aman?. Nadie, ¿verdad?. Este es el motivo por el que considero que la comunicación casi es nihilista, pero para mí hay un pequeño resquicio en el Arte (que todavía tolera lo incierto, lo imposible o lo indeterminado) y que me ha permitido establecer relación con unos/as pocos/as artistas, pero estos/as artistas son especiales también porque, a pesar de amar el Arte han escuchado mis definiciones, a veces a regañadientes (¿quien soy yo para decirles cómo es el Arte que aman?), otras con extrañeza (no reconocen en mis definiciones el Arte que ellos/as han aceptado), otras con confusión y en algunos casos se ha continuado el debate que me permite revisar y criticar mis definiciones.
Si cualquier otro medio hubiera aceptado mi punto de vista (crítica) no me hubiera importado utilizarlo en lugar del Arte, pero no es así, el resto de medios están llenos de cosas terminadas y perfectas (muertas y desiertas de crítica no interesada). Por eso guardo en mi corazón un agradecimiento a quienes me han permitido definir (desde mi punto de vista) aquello que aman, no sin dejar de sentirse heridos/as por esto, sí me lo han permitido.
No nos han educado para tolerar, y mucho menos a pararnos a comprender lo nuevo, ni a buscar el significado de estas obras que muestran el mundo, que todos creemos conocer, desde otros puntos de vista tan diferentes que parecen incluso exhibir nuevas cualidades que nos ofenden. Porque nos han enseñado a aceptar las cosas a las que les han añadido un exceso de amor, en decrimento del conocimiento (que es más difícil de asimilar) para que así nunca sean discutidas.
Es en ese debate sobre cómo vemos (artísticamente hablando) cada uno/a la realidad es donde se nos desvelan las cosas en la crudeza de su desnudez (o quizá nos desvela una nueva realidad).
un abrazo
4-5-2019
10:44 h. - ID. 5


LETAMENDI
Totalmente de acuerdo!
A pesar de los clichés, definiciones, adjetivos,... y demás características que quieran ponernos o quieran que seamos, seguiremos trabajando. Quién sabe, en los momentos de crisis es donde las personas se reinventan, donde abandonan su espacio de confort y dan pasos de gigante sin analizar el vértigo que esto les produce. Seguiremos creando a pesar de todo, y sobre todo, y seguiremos creyendo en ...nuestro trabajo.
Un abrazo
9-5-2019
10:29 h. - ID. 6


k-ant
EL PROPÓSITO DEL ARTE Y CONSIDERACIONES SOBRE EL CAOS
No podemos huir de los prejuicios y los estereotipos. De hecho la comunicación, tal y como la conocemos está basada (y necesita) estos estereotipos para que funcione. Luchar contra ellos sólo implica sustituirlos por otros que nos gusten más o estén más de moda. La comunicación (que conocemos) los necesita.
Sino existieran los estereotipos en la comunicación ...no tendríamos un modelo de realidad con el comparar el producto de nuestra imaginación, seríamos incapaces de discernir la realidad de lo creado por nuestra fantasía, cada uno/a de nosotros/as pensaría que su percepción del mundo es lo real, siempre diferente del resto de percepciones, al no existir un modelo común de realidad, se daría por sentado que el resto de "realidades subjetivas" son ficticias, menos la nuestra. Viviríamos en un estado de realidad subjetiva, imposible de comunicar, en el que no tendríamos certeza ninguna de la existencia de otra "realidad" que no sea la nuestra.
Ese mundo sería el reino del caos y nosotros/as estaríamos condenados/as a la locura.

Voy a contextualizar esta “recreación” que te acabo de plantear de un mundo en el que no existe una realidad comúnmente aceptada (sólo existiría la subjetividad del YO), donde seríamos incapaces de establecer una comunicación válida al no existir referentes comunes externos (prejuicios y estereotipos). Para esto voy a volver a uno de tus post, Letamendi, del 2º Certamen de Arte por Habichuelas, en el que hacías esta, pienso yo, acertada descripción del Arte actual:
“- La situación actual de lo limpio y lo pulido, que de forma alarmante también afecta al mundo del arte. Todo lo vemos desde una pantalla, una pantalla limpia, perfectamente lisa, sin defectos, sin trabas, sin absolutamente nada que perjudique el fácil movimiento de nuestro dedo para pasar de una imagen a otra, simplemente un "me gusta" rápido y sin sentimiento. Vemos la vida desde una pantalla que nos hace que, aquéllas cosas que nos desagradan o nos afecten de alguna manera, las pasemos con un simple gesto de nuestro dedo. En el arte de hoy en día, en cierta manera, está ocurriendo lo mismo, cada vez vemos más resinas brillantes, epoxi, metales deslumbrantes,.... de fácil consumo, fácil visión, no hay nada que nos haga detenernos en pequeñas cosas, pequeños detalles que nos hagan reflexionar, únicamente "me gusta".”

Entonces me preguntabas qué pienso sobre este tema.
Creo que estamos de acuerdo casi todos/as que el mundo del Arte está basado en el éxito y el reconocimiento del artista, como figura, y de su obra, como símbolo. No es necesario que esta obra transmita ningún contenido. Ese Arte es la representación de la autoridad, reconocemos a los/as famosos artistas por ser famosos y a sus obras porque son famosas también, No sabemos por qué lo son, ni nos interesa. En cualquier caso tenemos la opción de interpretar subjetivamente cualquiera de esas obras famosas y dicha explicación sería tan válida como cualquier otra justificación.
De hecho una de las propiedades más valiosas que poseen las galerías, y que todos/as los artistas y público somos capaces de reconocer, es la capacidad de descontextualización de los objetos (liberar a dichos objetos de su significado original) que permiten a los espacios expositivos convertir en Arte moderno cualquier objeto cotidiano.
Esta “magia” es, de hecho, un fracaso total en la comunicación (no es el propósito comunicar nada en concreto), pero un éxito (“magia”) en la fabricación de objetos con autoridad (fama y reconocimiento) y vacíos de contenido concreto (el hecho de que cada persona le pueda atribuir su propio significado al objeto implica un fracaso en la comunicación).
Como tú bien has observado Letamendi, el gran público prefiere vivir observando esos objetos pulidos, pasando de un tema a otro con la dulzura de un clic de su ratón, sin implicarse en averiguar el por qué de las cosas, ya que la autoridad (objetos famosos) ha sido convenientemente prefabricada liberando, a propósito, a los objetos artísticos llamados a la fama, de cualquier compromiso con la realidad para así satisfacer nuestra demanda de objetos de poder (objetos importantes socialmente), pero que no digan nada en especial.
Los museos y galerías están llenos de estos objetos importantes de fama prefabricada a los que nadie pregunta por qué están ahí.
Quiero dejar bien claro que este “poder prefabricado” define un orden (aunque parezca un orden ridículo) necesario para establecer los principios necesarios para que exista la comunicación. Sino existiera este orden nos encontraríamos en la situación descrita al principio de este post, es decir, multitud de YOs (el de cada uno/a) tratando de imponer su subjetividad, sin ninguna referencia exterior y común de realidad. Esto es el caos.
No podemos tratar de observar todos los contenidos que existen en el mundo en profundidad, ni aspirar a implicarnos en todas esas realidades, pues esto supondría la reinvención de la realidad común en pro de esas múltiples realidades subjetivas que pueblan este mundo. Nos volveríamos locos/as y nos sumiríamos nuevamente en el caos.
Los contenidos que precisamos conocer nos alcanzan a nosotros/as, quizá cuando estamos preparados para recibirlos (nuevamente la “magia”, parecida a la descontextualizadora de antes, pero ésta no la puedo explicar racionalmente), no somos nosotros/as los que los buscamos, sino que sucede al revés. Por eso tiene sentido que pasemos, con desapego de sus contenidos, de una imagen a otra o miremos, sin comprender, miles de obras de Arte durante toda nuestra vida.
Los contenidos, como he dicho antes, nos encuentran a nosotros/as. Sucede así:
- Pongo como ejemplo la obra de Arte efímero de Claudia Catanzaro que presentó al “2º Certamen de Arte por Habichuelas- ¿Qué pinto yo aquí?”:
La obra está diseñada para desaparecer cuando las servilletas se acaban, pero es el espectador el que se tropieza con la obra (no la busca porque iba a comerse un trozo de pizza u una hamburguesa y utilizó esas servilletas) usa esas servilletas y lee la leyenda conceptual escrita en el servilletero:
“ESTE SERVILLETERO TIENE UNA CONNOTACION: "LA IDENTIDAD DE UN PUEBLO" QUE PUEDE SER EL NUESTRO- ADJUNTO MEMORIA CONCEPTUAL DE LA OBRA : “EL HOMBRE, SU IDENTIDAD Y EL ASEO”. PROYECTO REALIZADO PARA INSTALARLO EN UNA MESA- ES UN PORTA SERVILLETAS GRABADAS CON LA TECNICA DE XILOGRAFIA- EL ESTAMPADO SE REALIZO A MANO EN TODO EL. PACK DE SERVILLETAS. QUE NO SECAN PERO PERDURAN EN EL TIEMPO Y QUE NO DEJA TRASPASAR LA GRASA Y LOS LIQUIDOS. ¿PERO ENTONCES PARA QUE SIRVEN? ¿SON LA IDENTIDAD DE UN PAIS? ¿ES POR EL COSTO?..”.
El público no iba a ver una obra de Arte, es la obra la que se ha encontrado con su público: Sólo quien utiliza esas servilletas está interesado/a en reflexionar sobre la existencia de esas servilletas que aparentemente no cumplen la función normal de una servilleta, pero por alguna razón existen.
Es entonces el contexto el que da sentido a la obra artística y la dota, esta vez sí, de contenido. Pero curiosamente no es el espectador el que va a buscar esos contenidos, sino que simplemente es el contexto (el uso de las servilletas en ese local de comidas), con la ayuda de la mirada del/la artista (las observaciones de Claudia sobre la paradoja de la existencia de esas servilletas) la que nos acerca al conocimiento de una realidad (quizá la identidad de un pueblo).
Si el proceso que sufre la obra de Arte moderna es ser descontextualizada de sus contenidos (por la galería o museo) para convertirse en un objeto vacío de significado y fácil de aceptar, el otro proceso de la obra de Arte efímero contextualiza el objeto y así capta la atención del espectador que es movido a detenerse, leer y reflexionar sobre la paradoja propuesta (el servilletero de Claudia).
Entonces Letamendi, aquí te explico el sentido que tiene para mí el Arte actual que nos muestra una colección casi infinita de objetos descontextualizados y vacíos, a la espera de que un contenido “nos encuentre” a nosotros/as en la forma de una nueva obra artística contextualizada y efímera, pues sino fuera efímera acabaría en un museo o galería donde ya no tendría su sentido original, se descontextualizaría y se volvería a perder en la maraña de vacío formal descontextualizado del Arte moderno. Por eso este tipo de arte conceptualizador es siempre efímero.
Arte efímero como las convocatorias de los certámenes de Arte por Habichuelas.
un abrazo
11-5-2019
15:24 h. - ID. 7


CATANZARO CLAUDIA
ARTE EFIMERO??? LO PODRIAMOS LLAMAR ASI?? O TENDRIAMOS QUE BUSCAR OTRO NOMBRE? EFIMERO SINONIMO DE FUGACIDAD, DE NO PERDURAR, AHORA Y NUNCA MAS, UN INSTANTE, ETC-ETC..... PERO MI OBRA?? EFIMERA PERO PERDURA CON LA GENTE PORQUE SE LA LLEVA Y EN MUCHOS CASOS HASTA LA ENMARCAN Y PASA A SER UN CUADRO TRADICIONAL QUE SIGUE PERDURANDO EN EL TIEMPO, ENTONCES COMO LO LLAMAMOS A MI ARTE ???
11-5-2019
18:23 h. - ID. 8


k-ant
LO EFÍMERO DE LA AUTENTICIDAD EN LA OBRA ARTÍSTICA
Tienes razón en tu observación sobre la permanencia de tus obras. Por ello debo explicar mejor a qué me refería cuando he utilizado el calificativo de “efímero” aplicado a las obras artísticas. Como bien dices tus obras perduran más allá de la acción para la que fueron diseñadas, ya que la gente se lleva los trozos de papel con leyendas y los enmarca, hace ...fotografías y las comenta en redes, incluso tú publicas en internet tus obras y las explicas tan detalladamente que parece somos transportados al mismo lugar en el que la presentaste.
En ese sentido ninguna obra artística moderna es fugaz, ya que permanece al menos en las imágenes y archivos registrados por todo tipo de dispositivos de captura y reproducidas en multitud de soportes y medios tanto digitales como analógicos (webs, libros, catálogos, vídeos, etc..).
En el libro “¿Ha muerto el Arte?”, en mi explicación de la obra de Jonathan SJ (SERESARTE), comentaba lo siguiente sobre la percepción humana;
“Curiosamente la percepción humana nos lleva siempre a estar en presencia del propio objeto representado, somos incapaces de
percibir las diferencias de “formato” en que se realiza la representación, no vemos la pared de la caverna, el televisor, el lienzo, el periódico, sino que sólo percibimos el objeto representado”. Lo que nos lleva a “Estar en la presencia misma del objeto representado.”
Esto es lo que sucede cuando, a través de cualquier representación digital o física de tu obra (papel enmarcado), y con los comentarios tuyos o de las personas que vieron dichas representaciones, parece que somos transportados al momento primero de la acción. Hasta ahí podemos considerar como perdurable en el tiempo la obra artística.
Pero todo esto no es del todo cierto. El filósofo Walter Benjamin introdujo un concepto nuevo: “el aquí y ahora” de la obra de Arte (también lo llama autenticidad) que afirma es una propiedad muy vulnerable que poseen los objetos artísticos y que se “deprecian” o son modificados por las reproducciones técnicas (o simplemente cambiando su lugar y uso original) de las obras artísticas. Esta cita es literal de su artículo “La obra de Arte en la época de su reproducibilidad técnica”:
"Las circunstancias en que se ponga al producto de la reproducción de una obra de arte, quizás dejen intacta la consistencia de ésta, pero en cualquier caso deprecian su aquí y ahora.".
"..el proceso de reproducción técnico aqueja en el objeto de arte una médula sensibilísima que ningún objeto natural posee en grado tan vulnerable. Se trata de su autenticidad.”.
Sucede también que, por ejemplo, una obra destinada al culto religioso, cuando es trasladada de su lugar original en el que estaba destinada a tal fin, pierde su autenticidad, cambiamos su uso y ahora, por ejemplo, se convierte en una pieza contemplativa que justifica las visitas a un museo, pero ha perdido su función original. Cuando es reproducida por medios técnicos también se produce esta pérdida de autenticidad.
Ese era un claro ejemplo de obra que posee una función muy definida originalmente y la pierde cuando se descontextualiza de su uso y lugar original, pero eso sucede, aunque nos cueste observarlo, con todas las obras artísticas modernas. Sucede que en cada reproducción y medio diferente en el que son reproducidas pierden progresivamente su autenticidad, ya que los nuevos contextos en los que se presentan le van añadiendo nuevos significados.
Esto lo comprobamos claramente en cualquier obra artística comentada en Internet, es muy difícil encontrar la cita de la obra original y en cambio nos encontramos con interpretaciones de todo tipo que modifican sustancialmente su contenido original (su autenticidad según Walter Benjamin).
Cuando tú publicaste tus obras en la web de Arte por Habichuelas te estabas garantizando su perdurabilidad, pero a cambio permites que yo (y los/as participantes en el certamen) contextualicemos tu obra respecto al hilo conductor en el que se encuentra el debate sobre Arte en ese momento. Cuando dejamos que se lleven parte de nuestras obras o las reproducimos en distintos medios estamos permitiendo que quienes poseen o reproducen dichas obras las contextualicen según sus experiencias o circunstancias, entonces ya no son las obras originales, sino que son sucesivamente reinterpretadas.
En este sentido, sobre la autenticidad de la obra de Arte en el momento único de su presentación en el lugar para el que fue creada, la obra de arte sufrirá sucesivas reinterpretaciones que depreciarán su contenido original, lo que de hecho convierte a la obra de arte original en una pieza efímera pues su autenticidad se irá desvaneciendo sustituída por las nuevas aportaciones de quienes la reinterpretan.
En todo caso es un camino inevitable a seguir, y un precio que los/as artistas estamos obligados a pagar, porque cuando entregamos nuestra obra (o sus reproducciones) al público les estamos permitiendo que las comenten y reinterpreten, con lo que les añaden su propia mirada personal y participan en la construcción de una nueva obra, pero al final el resultado no será lo que originalmente nosotros/as habíamos creado, sino otra cosa que resultará ser una pieza más cercana al criterio del público, pero menos auténtica desde nuestro punto de vista.
La autenticidad no es una cualidad que existe por igual en todas las obras artísticas. La mayoría de obras artísticas pueden ser ubicadas en cualquier sitio (un mercado, una galería, un despacho, etc..) y atribuírseles cualquier significación (interpretación). Otras, en cambio, sí cumplen una función concreta relacionada con el lugar para el que han sido creadas, cargando así al objeto artístico de un significado concreto, relacionado con su uso y su ubicación. Esta autenticidad se desvanece cuando el objeto se cambia de lugar (se descontextualiza) o se modifica su uso original.
Espero haber aclarado un poco más este complejo tema de la autenticidad de la obra y lo frágil y “efímera” que es esta cualidad. De todas formas si te parece que aún hay algún concepto no queda suficientemente aclarado me lo indicas o lo comentas según tus propias impresiones.
un saludo
12-5-2019
6:42 h. - ID. 9


LETAMENDI
DEL CAOS A LO EFIMERO
Acertadas reflexiones las que haces en cuanto a la realidad que vivimos, una realidad justamente organizada y en la que nos encontramos cómodamente instalad@s. Qué sería de nosotr@ si cuestionáramos esa realidad? Evidentemente, al no poder asegurar una realidad objetiva donde poder ubicar nuestros pensamientos, entraríamos en un buqle de locura irracional. Me recuerda a Matrix, en cuál de los lad...os deseamos vivir?...
Difícil elección.
Por otro lado, cuando hablas de lo efímero en la obra de arte moderno y de su condición descontextualizada, estoy de acuerdo en los planteamientos que realizas, pero hay un dato en el que no llego a visualizar del todo la teoría que enuncias. La obra descontextualizada es efímera, pero sin embargo la documentamos, la fotografiamos, la debatimos y la catalogamos, con lo cual, en mi opinión, estamos haciendo con ello, que esta obra de arte pierda su condición efímera, convirtiéndola, por tanto, en una obra que, tranquilamente, puede encontrarse en galerías y museos...
jajaja K-ant! me parece que volvemos al dilema de Matrix!
Un abrazo
14-5-2019
9:38 h. - ID. 10


k-ant
LA OBRA DESCONTEXTUALIZADA FRENTE A LA OBRA CON AUTENTICIDAD
Hola Letamendi
Como bien dices lo que expongo es una teoría personal a la que he llegado cuestionando la realidad, mediante dudas razonables que parten de vuestras miradas personales, experiencias y usos particulares del Arte, camino que me ha llevado a plantear una posibilidad razonable, que es la que yo ahora considero como realidad auténtica. Por eso debes... poner en duda y cuestionar todo lo que te propongo para, finalmente, desde tu interior plantear tu propia posibilidad razonable que resuelva todas tus dudas, pero esa resolución parte de tu interior.
Esto lo digo como guía para quien lea estas líneas, no por tí, ya que tú ya estás haciendo ésto, pues has seguido el hilo argumental que he presentado sobre mis teorías que te han llevado a plantearme esta duda tan concreta:
"La obra descontextualizada es efímera, pero sin embargo la documentamos, la fotografiamos, la debatimos y la catalogamos, con lo cual, en mi opinión, estamos haciendo con ello, que esta obra de arte pierda su condición efímera.."
En este punto se hace necesario dejar claros varios conceptos observados desde mi punto de vista (te los puedes creer si quieres, sino te los crees por lo menos te haré pasar un rato entretenido).
Yo afirmo que la obra de Arte moderna nace prácticamente toda de la descontextualización, lo que básicamente quiere decir que dicha obra no dice nada, por tanto carece de autenticidad, la autenticidad es efímera, pero no puedo decir lo mismo de la nada, no sé si calificarla de efímera (obra de Arte moderna=nada), (obra de Arte con autenticidad=concepto=algo).
La obra de Arte con autenticidad, aunque no te lo creas, no suele ser considerada Arte.
Esto te debe parecer muy radical, pero son las conclusiones a las que me ha conducido una serie de planteamientos que ahora paso a explicarte:
- La obra de Arte moderna nace de la descontextualización. Esto significa que cualquier objeto cotidiano colocado en una galería queda descontextualizado de su uso cotidiano y se le agrega otro significado inventado (digamos que aparentemente real, nos lo creemos) o diréctamente se deja a la interpretación del espectador el significado de la obra (la mayoría de los casos) con lo que la interpretación de dicha obra queda abierta.
Todos hemos pensado que ese significado inventado (o la carencia del mismo) explica la obra artística. Pero esa obra creada de esta forma carece totalmente de autenticidad, y por tanto, no dice nada. Ésta teoría la puedes verificar fácilmente llevando a un amigo/a a quien no le interese para nada el Arte a ver una de esas exposiciones en las que se exhiben esos "objetos tan raros" a los que nos tiene acostumbrado el Arte, pregúntale qué vé en esa obra de Arte, y sino coincide con lo que tú crees o lo que pone en el catálogo es que la obra no comunica nada concreto. También puedes hacer la prueba cogiendo la cita que me ofreciste de Oteiza (o cualquier otro afamado artista) y asociándola a cualquier obra de otro artista ¿a que le cuadra también?.
Si el Arte es básicamente un medio de comunicación ¿por qué admitimos en esa comunicación objetos cuyo significado es incierto? ¿Tú estudiarías un idioma cuyas palabras cambian de significado dependiendo de quién las diga o del día de la semana?.
Antes de que te respondas a tí mismo a esa pregunta debo decirte que el Arte sí permite esas cosas y es la razón por la que mucha gente gana tanto dinero (y tiene sus fondos de inversión a salvo en Arte) vendiendo objetos descontextualizados (nada).
Quizá ahora me digas que según este planteamiento no existe ninguna obra de Arte con autenticidad (significado cierto y concreto, visible por cualquiera e insustituible) ya que yo dudo de todo y lo cuestiono todo (espero que tú estés haciendo lo mismo). Pero sí existen varios tipos de obra artística cargada de autenticidad y esta autenticidad sí que es efímera porque cuando tratamos de desubicar la obra, cambiarle el significado o el uso entonces pierde esa autenticidad, precisamente son obras de Arte que en su mayoría no son consideradas Arte ¿por qué? porque responden a un uso concreto, por tanto tienen una funcionalidad concreta y en consecuencia, al ser funcionales, son objetos útiles, no Arte.
Te voy a poner varios tipos de ejemplos de obras artísticas cargadas de autenticidad, y por tanto, no consideradas como obras artísticas:
- Una pintura reivindicativa (una pancarta o un mural): Se presenta en un lugar determinado donde su reivindicación tiene sentido, en un momento concreto en el que dicha reivindicación tiene vigencia, trasmite un mensaje concreto (no queda abierto a la interpretación, si lo hace no reivindica nada) y está dirigido a un público concreto: Los implicados en dicha reivindicación. Pero este tipo de Arte no interesa ni a los artistas ni al Arte, no es el objeto artístico el que despierta interés, sino la reivindicación, y sólo interesa al público que se siente efectado por dicha reivindicación. Esto más que Arte yo lo considero propaganda, por la razón que te acabo de mencionar sobre los agentes implicados en la comunicación.
Éste era un ejemplo de obra (artística??) con autenticidad, No puedes desligar, ni intercambiar, su mensaje con el de otra obra, no puedes descontextualizarla (no puedes desubicarla del lugar de la reivindicación) porque perdería su significado, perdería su autenticidad.
Te puedo poner más ejemplos de obra de arte con autenticidad, por ejemplo, el que indiqué en un post anterior, el caso de las figuras religiosas destinadas al culto. Estas figuras no son piezas artísticas (aunque los museos te digan que sí, tú no te lo creas, porque la consideración como obra artística de dichas figuras es lo que dá de comer a esos museos), su verdadera función es la del culto. Son objetos funcionales, no obras artísticas. Si se las desubica de su centro de culto pierden su función original. Quedan entonces descontextualizadas y se convierten en objetos artísticos, pero carentes de autenticidad (nadie va a rezar a un museo).
Hay una cualidad que puedes observar en la obra artística que te dirá si posee esta autenticidad (si la posee ya no es una obra artística, sino un objeto con una funcionalidad concreta) o es un objeto totalmente descontextualizado (un objeto de significado incierto, carente de él o intercambiable, es decir, una obra artística moderna), esa cualidad es la intencionalidad.
Si tú eres capaz de ver claramente la intencionalidad con la que se ha hecho una obra de Arte estás ante un objeto con autenticidad (un objeto no artístico, pues es funcional). Si esta intencionalidad se muestra oculta o indeterminada (lo que yo denominaba en mi definición general de arte moderno "intencionalidad difusa") estamos ante una obra de Arte moderna (que no dice nada, ni sabemos qué se pretende con ella). Te voy a poner un ejemplo icónico de una obra de Arte moderna, que es considerada como obra artística por su indeterminación de significados (intencionalidad difusa), pero que en su momento fue una obra cargada de autenticidad e intencionalidad (ocultas al público): El urinario de Duchamp. Esta obra es considerada como un icono del dadaísmo que abrió las puertas a las galerías para convertirse en fábricas de objetos cotidianos descontextualizados devenidos en Arte. Lo que sucedíó en realidad, según Walter Benjamin, es que Duchamp ofreció a la burguesía americana de la época una ventana indiscreta a la realidad de la clase obrera (los baños públicos) que despertó las simpatías de dicha burguesía. Con esa justificación Walter benjamin dota al urinario de Duchamp de autenticidad, ya que lo coloca en el lugar adecuado (la sala donde los burgueses iban a tomar el café y hablar de sus cosas de burgueses) y lo muestra a la gente adecuada (la burguesía americana), con el significado antes indicado. Es, por tanto un objeto funcional para "disfrute" indiscreto de aquella burguesía, pero a nosotros ha llegado como un objeto cotidiano artísticamente extraño (dadaísmo), convertido en objeto artístico por la "nueva magia" de la descontextualización galerística, para contemplación de las masas. Si le encontráramos la gracia que le vieron aquellos burgueses americanos en su momento dejaría de ser una obra artítica para ser un objeto cotidiano, pues entonces se nos mostraría como un urinario de clase obrera tal cual.
Otros objetos no artísticos (por ser funcionales) son los productos de la publicidad y la publicidad misma. ¿Pero no son obras artísticas?. No lo son porque son objetos cotidianos y funcionales, de igual modo la publicidad no es Arte porque crea (mejor dicho "inventa") usos concretos para objetos concretos y les asocia propiedades concretas con la finalidad de que conozcamos las cualidades exactas de los objetos antes de comprarlos. Su intencionalidad es una y clara: vender.
Mi primer descubrimiento (del que yo sea consciente) de la autenticidad en una obra artí­stica se produjo de la mano del maestro de la publicidad Marçal Moline, en su libro "La fuerza de la publicidad" menciona la obra de Magritte titulada "La traición de la imágenes" en la que aparece pintada una pipa con una leyenda en el cuadro que dice (en francés): "Esto no es una pipa".
Moline nos advierte sobre lo que estamos contemplando, tal y como afirmaba Magritte, no es una pipa, sino la representación de una pipa (una pintura realista sobre un lienzo). No es una pipa en realidad.
Esto que parece evidente cuando lo explicas (quizá incluso una tontería) es la representación práctica del fenómeno perceptivo por el cual tendemos a confundir los objetos reales con sus representaciones, esto en la práctica, implica que los conceptos desaparecen enterrados por las imágenes que tratan de representarlos.
Te explicaré cómo pienso yo que sucede ésto utilizando el ejemplo del cuadro de Magritte "La traición de la imágenes":
- Cuando Moline me ofreció esta explicación sobre el cuadro de Magritte me pareció tan acertada que ya es, para mí, la única válida. El cuadro entonces se cargó para mí­ de una autenticidad en virtud de la cual ya no puedo "intercambiar" o dudar de este significado. Esto hizo que desde entonces vea a Magritte como un maestro conceptual, capaz de representar fielmente conceptos complejos como éste que te indico. Este experimento conceptual de Magritte es tan acertado que replica, en su propia obra, las consecuencias que tiene el hecho de que confundamos los conceptos con las imágenes que los representan (el concepto desaparece). Esta obra ejemplifica en sí­ misma este proceso por el que al gran público solo ha llegado de esta obra una indeterminación de significados. Es un fracaso como representación conceptual porque, tal y como explica la propia obra, la representación de los conceptos es una utopía (una paradoja imposible de resolver para la percepción humana). Demostración: Si buscas en internet esta obra encontrarás toda clase de interpretaciones: Que Magritte trataba de engañarnos diciendo que eso no era una pipa, cuando nosotros sí­ que vemos una pipa, que quizá representa una ensoñación surrealista (una pipa soñada), etc..
Como consecuencia Magritte, y su obra, ha llegado a nosotros como un pintor de realismo mágico o surrealista, pero no como un genio en la representación conceptual.
Esto sucede así porque para que una obra de Arte sea considerada artística sólo necesita que cualquiera te la señale con el dedo y te diga que lo es, pero para que una obra artística posea autenticidad sólo TÚ puedes comprender por qué razón lo es, entonces sólo TÚ eres capaz de comprender dónde radica su autenticidad.
Conocer la autenticidad de los objetos artísticos no está al alcance de todo el mundo, requiere seguir un camino de crítica y duda de la realidad establecida y una alta dosis de casualidad, en la forma de alguien que te indique una posibilidad razonable que tú puedas, dentro de tí, convertir en certeza. Esto hará que el objeto pase a convertirse de obra artística en una fuente cierta de ese conocimiento, con lo que ya poseerá desde entonces autenticidad para tí, dejarás de ver ese objeto como una obra artística y lo verás como un conocimiento concreto, y hasta que tú seas capaz de transmitir ese conocimiento aprendido al resto del mundo, el resto del mundo seguirá contemplando una mera obra artística.
Comprederás ahora la importancia que tiene para mí tratar de crear y encontrar objetos con autenticidad, aun cuando estos objetos se conviertan en funcionales y por tanto dejen de ser artísticos (ahí está el sentido del NOARTE).
La autenticidad de los objetos es, a fin de cuentas, un rasgo subjetivo, debes creer en la historia que liga a ese objeto con un lugar y con el relato que cuenta. Sino ves esta relación estás observando un objeto artístico (convencional) descontextualizado. Esa creencia en la autenticidad de un objeto debe partir de tí, tu juicio decide si esa obra posee autenticidad, si es así otras personas podrán ver esta autenticidad también y esas cualidades únicas que has observado, comunes para todos los observadores, proceden de un objeto con un mensaje único y concreto, en un lugar especial para un público determinado, a diferencia de la obra descontextualizada a la que se puede asociar cualquier significado, o a ninguno, y ubicarse en cualquier lugar indistintamente (cualidades propias de la nada).
Esto parece complicado, pero es solo porque no nos han enseñado a pensar en conceptos, sino en imágenes, éstas nos han fascinado tanto que se han adueñado de toda la comunicación, hasta del espacio destinado a los conceptos.
un abrazo
15-5-2019
18:36 h. - ID. 11


LETAMENDI
Chapeau!! He intentado hacer de abogado del diablo, y la verdad es que me ha servido para profundizar en todos tus planteamientos e ideas. He leído tu libro "¿Ha muerto el arte?" y la verdad es que me ha hecho pensar y repensar en todo lo que era el mundo del arte moderno. Me encuentro en la fase de desaprender todo lo aprendido y todo ello gracias a tus planteamientos. Muchas gracias! Próxima parada el manifiesto de NOARTE..., mientras seguiremos buscando la autenticidad de los objetos.
Un abrazo
16-5-2019
10:32 h. - ID. 12


k-ant
EL RECORRIDO DEL NOARTE HASTA HOY
Hola Letamendi
Te agradezco que hayas seguido mis planteamientos hasta aquí, no te importe poner en duda y cuestionar todas mis teorías sobre Arte o introducir los temas que consideres interesantes. Como has decidido continuar indagando en las cosas sobre Arte que he propuesto hasta ahora, como el NOARTE y su manifiesto, quería que supieras que todo ese material (y lo que estamos ahor...a creando) es un proceso que comienza con los antecedentes del manifiesto NOARTE (incluidos en el manifiesto) en los que se esbozan las teorías que aquí planteo sobre Arte y que derivan en la declaración del NOARTE y sus principios. Crear el NOARTE fue una consecuencia lógica para mí de las conclusiones a las que estaba conduciéndome la redacción de sus antecedentes, pues en el Arte, desde mi punto de vista, ya no tiene cabida la expresión de conceptos de forma concreta, ya que por las razones que te he indicado en el post anterior titulado "LA OBRA DESCONTEXTUALIZADA FRENTE A LA OBRA CON AUTENTICIDAD" considero una paradoja la representación artística de conceptos de forma concreta (el Arte moderno es, para mí, una fuente de objetos artísticos descontextualizados=nada), por esta razón creé el NOARTE, que aspira precisamente a la realización de la paradoja de crear objetos artísticos con autenticidad. Como estoy convencido que el Arte se alimenta de este tipo de paradojas decidí que el NOARTE podría ser considerado Arte (algún día, incluso ser reconocido como movimiento artístico), pues el Arte es el único lugar (pienso yo) que queda en el mundo en el que lo imposible convive, como posibilidad incierta, con la certidumbre lapidaria de lo ya conocido. Es, por tanto, el último lugar en el que tiene cabida algo nuevo, aunque como una posibilidad remota (casi imposible). Los certámenes de Arte por Habichuelas son obras NOARTISTICAS, pues tratan de representar, de forma concreta, ideas abstractas o complejas, como la definición de Arte moderno o, en este 2º Certamen, las cualidades concretas por las que nosotros/as artistas consideramos que nuestras obras serían susceptibles de ser remuneradas y, en consecuencia, nos permitiría introducirlas en el mercado del Arte.
Por tanto mi camino ha sido el siguiente: Antecedentes del manifiesto NOARTE->Declaración del manifiesto NOARTE->Creación de las principales obras NOARTÍSTICAS, que son el 1ER Certamen de Arte por Habichuelas (¿Qué es el Arte?) y el 2º Certamen (¿Qué pinto yo aquí?). El libro "¿Ha muerto el Arte?" es una forma del catálogo del 1ER Certamen de Arte por Habichuelas, en el que desarrollo algunas teorías propias sobre comunicación, con la intención de probar la distribución y comercialización en librerías de dicho libro para alcanzar a más público, con la forma de un libro impreso. Como sabéis todos estos documentos están liberados de derechos de autor y están a vuestra libre y gratuíta disposición en formato digital, pero en su versión impresa tienen un precio con el se paga a la imprenta y a la librería que desee vender el libro "¿Ha muerto el Arte?" (yo no recibo nada).
Te explico todo esto porque encontrarás más primitivos los contenidos más antiguos, las teorías se han ido refinando con el uso de herramientas colaborativas como los certámenes y este foro. Tus comentarios y dudas me sirven para elaborar estas teorías. Como ya me has indicado las estás utilizando para reedificar tu propia mirada del Arte utilizando estos contenidos que te presento, por eso he considerado importarte explicarte de dónde provienen y el camino recorrido hasta ahora.
un abrazo
16-5-2019
18:41 h. - ID. 13


LETAMENDI
Hola K-ant,
más que un nuevo movimiento (que lo es), lo vivo también como una revolución, como un "basta ya!" a toda la vorágine mercantilista que se ha instalado en el mundo del arte. Pienso que los/as artistas debemos hacernos oir de alguna manera, plantarnos ante lo absurdo del mercado del arte manipulado por ciertas galerías, museos, instituciones y partidos políticos (es bien sabido que si tienes carné de partid...o tienes más puntos para prosperar). Es frustrante ver cómo la "nada" (como muy bien defines) toma valor y protagonismo en el mundo artístico, y no sólo que tome protagonismo, sino que se erige como único. Es triste ver a tu alrededor cómo artistas con un gran potencial se afanan por discurrir obras descontextualizadas y absurdas, con el fin de figurar en esta locura. Es cierto que cada uno/a debe seguir su camino y que yo no soy nadie ni para juzgar ni para dirigir, pero no puedo remediar el que me apene ver tanto talento desperdiciado por el mero afan mercantilista de las personas que están dirigiendo el mundo del arte. Creo que para el ARTE se está viviendo una época única en la historia, y me explico. A lo largo de la historia del arte, únicamente el sexo masculino era el que tenía acceso a poder ser artista (no sé si has leído el artículo de Linda Nochlin, ¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas?, si no lo has hecho, te lo recomiendo), y no sólo era este límite, si no que también estaba el territorial (europeo). Hoy en día estamos viviendo un enorme cambio en estas dos limitaciones, debido a la globalización del planeta y a las revoluciones feministas, todo ello debería reflejarse en el mundo del arte haciendo frente y revelándose a las directrices que han instaurado los/as que únicamente están viendo intereses comerciales. Es por esto que creo y deseo que el movimiento NOARTE, pueda ser un revulsivo para la historia del ARTE.
Un abrazo
17-5-2019
8:22 h. - ID. 14


k-ant
ESTO ES ARTE, SÓLO ARTE
Hola Letamendi,
Quiero decirte que comprendo tu frustración, entiendo también que tus circunstancias vitales han hecho que te cuestiones el estatus quo de las cosas que te rodean y fruto de esa actitud de duda has aprendido a mirar tu realidad tratando de observar lo que hay de cierto en ella. Esas circunstancias te han acercado a los planteamientos sobre Arte, y NOARTE, que aquí muestro. La... realidad que tú denuncias yo también la veo, aquí la expongo para comprenderla, pero a diferencia tuya yo no busco un cambio, ni reivindico nada, simplemente la describo para comprenderla.
Vuelvo a repetir que mi mirada sólo explorará el Arte, no observaré ninguna otra cosa del mundo, a menos que la miréis a través del arte, y aún así me desmarco de cualquier reivindicación, sea cual sea. Te voy a explicar por qué:
- Toda reivindicación implica una lucha en la que se decidirá un vencedor y un vencido. Los postulados del vencedor serán aceptados por los vencidos, estableciéndose así una comunicación vertical en la que los vencedores hablan (de sus cosas) y los vencidos no discuten. Se replica así el modelo de comunicación al que estamos acostumbrados, quien posee la autoridad impone sus contenidos en virtud de su autoridad, quien no la posee acepta lo que se le diga, sin necesidad de cuestionarlo. No entro a discutir sobre la conveniencia de las reivindicaciones, lo que aquí me interesa son sus consecuencias respecto al acto de la comunicación, el resultado es siempre el mismo: el establecimiento de una autoridad, y un modelo de perfección indiscutible conveniente para los vencedores, desde donde exhiben sus contenidos sin opción a réplica. En todos los campos donde se establece una comunicación se produce este fenómeno de la comunicación vertical y la imposición de contenidos por la autoridad. El Arte no escapa a este modelo: Todos los artistas desean alcanzar el reconocimiento para dar a conocer su obra sin ser conscientes de que cuando esto suceda se va a apreciar su obra por dicho reconocimiento y no por su contenido. Quien no tiene nada que contar ésto no le importará demasiado, pero para mí (y mi obra) sería una auténtica pena recibir decenas de likes y felicitaciones y no recibir ni una sola crítica concreta o duda sobre las ideas que planteo, porque eso querría decir que nadie se ha leído mis teorías. La crítica concreta de cualquiera de mis teorías es el único indicativo que tengo de que se las ha leído alguien.
Mis consideraciones sobre las consecuencias que pienso tendría para mí y mi obra alcanzar el éxito están representadas en el vídeo titulado “Escucha esto que digo, mira esto que hago y maravíllate” que he presentado en la web del 2º Certamen de Arte por Habichuelas, ¿Qué pinto yo aquí?.
Sobre las cosas que denuncias tienes razón, el carnet del partido te abre las puertas de las galerías, pero lo único que vas a conseguir cambiar con tu reivindicación es el carnet que debes utilizar. Por la gente que tiene talento no debes preocuparte, porque su talento les permitirá entender lo que sucede y salir adelante, preocúpate mejor por quienes no tienen talento, creo sinceramente que se merecen la fama, pues así no tendrán que preocuparse más por su falta de talento. Respecto al resto de reivindicaciones, no artísticas, que me indicas sólo decirte que mis convocatorias están abiertas a todo el mundo y colectivos, siempre y cuando no se discrimine a nadie con su participación.
El NOARTE ha nacido para existir sólo en la mente de quienes se aproximen a sus planteamientos, ya sea por sus circunstancias personales o porque sus propias conclusiones les permita acercarse a estas teorías. Si el NOARTE interesara a todo el mundo ya no tendría sentido como paradoja y observación conceptual del Arte, se convertiría en Arte también, entonces tendría que cuestionarlo y analizar por qué se ha transformado.
un abrazo
17-5-2019
17:6 h. - ID. 15


k-ant
CUALIDADES A TENER EN CUENTA EN LA OBRA CON AUTENTICIDAD Y LA OBRA ARTÍSTICA CONVENCIONAL
La autenticidad de un objeto es aquello que liga dicho objeto con su significado original.
El NOARTE busca la autenticidad en los objetos. Con ello se pretende obtener la mirada cierta (desde el punto de vista del artista) del objeto observado. Se busca así el significado único (auténtico) de dicho objeto observado, a diferen...cia del objeto artístico convencional en el que se permite añadir cualquier tipo de significado, inventado o ficticio, a la obra y queda en manos de la habilidad persuasiva del artista convencer al espectador de lo adecuado de dichos significados con la obra artística creada. Este tipo de obra artística concede una libertad casi absoluta en cuanto a la "fabricación" de significados para añadir a dicha obra, pero limita la comunicación de la misma, ya que no es posible la comunicación basada en unos contenidos objetivamente ciertos (autenticidad), es necesaria entonces la comunicación basada en la autoridad del artista: "Esto es así porque lo digo yo", y yo me lo creo porque reconozco la autoridad del artista, pero no tengo datos objetivos que me demuestren que esos significados son reales. En cambio la obra con autenticidad limita sus significados a uno solo: el que percibe el artista que puede ser trasmitido y reconocido por el público de forma similar a la expresada por el artista (previa contextualización de la obra), limitando así la actividad creativa (inventiva) del artista, pero que le permite comunicar su obra por el reconocimiento del público de dicha autenticidad. La autoridad no es necesaria para este tipo de comunicación, incluso perjudica esta autenticidad porque la pone en duda: "¿no será que me creo el significado porque me lo dices tú, que tienes autoridad, y no porque sea realmente real?".
La autenticidad es una cualidad que sólo puede ser valorada desde la subjetividad, sólo tú, con tu criterio, decides si ese objeto posee autenticidad, en cambio la autoridad de la obra artística convencional no precisa de esta subjetividad para añadir valor a los objetos seleccionados y puede hacerlo de forma colectiva o masiva, de forma instantánea.
20-5-2019
16:35 h. - ID. 16


k-ant
LA REALIDAD Y LAS REALIDADES POSIBLES
No puedo dejar pasar esta ocasión de definir nuestra realidad a propósito del comentario que hace Letamendi sobre las realidades que nos propone la película Matrix.
Debo decir que en este texto hay una parte de NOARTE y otra parte artística. La parte de NOARTE es la primera en la que te expongo mis consideraciones sobre nuestra percepción actual de realidad, pues el NOARTE tra...ta de ideas concretas, estas ideas deben estar basadas en hechos constatables por todos/as (reales y ciertos también, por lo menos desde mi punto de vista). En cambio, la segunda parte del texto (avisaré cuando llegue) la considero artística, pues expondré una "fantasía", una realidad de ciencia ficción, como quieras llamarlo, que no puedo fundamentar con ninguna teoría realista, pues se trata de una ficción, pero me servirá para proponer una posibilidad de futuro basada en un dilema sobre lo que consideramos realidad.

Esta primera parte es NOARTE, para mí es un concepto concreto y cierto:
El criterio de los que hicieron la película de Matrix para decidir cuál es la auténtica realidad está influenciado (todos/as sufrimos esa influencia) por aquello que hoy día hemos aceptado como realidad: La realidad carnal.
En cuanto a "realidad carnal" me refiero a la apariencia física del cuerpo, con todos sus detalles físicos y todo aquello que sufre el deterioro del tiempo (lo escatológico y la putrefacción), habrás observado que hoy día es el motivo preferido de la representación artística: El cuerpo humano en todo su detalle (desnudo o no), reproduciendo hasta el último detalle de esa vena, ese músculo, esa costura del botón. Es lo que denominamos "realismo" o "hiperrealismo" que tan de moda está.
Cuando vamos a ver una exposición de este tipo de obras pensamos que estamos viendo la "realidad", pero lo que realmente estamos viendo es la representación de la carnalidad que hemos terminado por aceptar como "realidad".
Esta "realidad" ha cambiado a lo largo de la historia, aunque quien no conoce esa historia piensa que la realidad siempre se ha interpretado de la misma forma. Cuando esa persona (la mayoría de la gente que no conoce la historia del Arte) visita una exposición de esculturas Renacentistas o Neoclásicas (recomiendo la visita del museo dOrsay en París) piensa que está contemplando desnudos tallados en piedra, como los de las esculturas de Antonio López o algún hiperrealista de nuestra época, pero lo que se representaba en aquella época era un modelo de belleza idealizada o la escenificación de leyendas sobre la relación entre los seres humanos y los dioses mitológicos (representación idealizada de las cualidades y defectos, sobre todo, del ser humano), es decir, no se representaba la apariencia del cuerpo humano, sino que la imagen representada se correspondía con la idealización de la cualidad humana que se deseaba representar.
Si a aquellas personas se les ofreciera la posibilidad de vivir en un mundo donde existen esas cualidades idealizadas, pero sin materia, creo que nadie habría dudado en elegir ese mundo (el idealizado, sin materia) antes que el nuestro (el de la materia). En cambio, en nuestra realidad, en la que la carnalidad se ha impuesto como modelo de realidad, se supone que hay que preferir la vida en el lado de la carne y lo perecedero antes que en el otro lado donde no existe ese tipo de materia.
Parece que Neo escoge "conocer la realidad" porque todos pensamos que esta es la realidad auténtica, porque nuestra época nos ha acostumbrado a vivir mirando sólo a lo corporal y carnal como la auténtica realidad.
Yo me pregunto entonces: ¿qué es más real, un universo formado a base de átomos organizados bajo cierto orden o un universo compuesto por bits organizados según un programa que los ordena?. Esta es la pregunta fundamental. En la película se resuelve con la influencia del prejuicio de la carnalidad que nos impone nuestra propia realidad, no porque una realidad plantee ninguna diferencia sustancial respecto la otra.

Aquí comienza la parte artística, ya no represento conceptos concretos (verificables), sino que nos sumergimos en la fantasía de una posibilidad futura:
En esta película Neo tenía claro cual era la realidad que debía escoger por el prejuicio que tenemos todos/as nosotros/as sobre la realidad carnal por el que damos por sentado que esa es la realidad auténtica. Pero ¿qué sucedería si en un futuro la predilección por la realidad carnal es sustituída por la predilección por la realidad sintética?. Si en ese futuro se logra una réplica sintética obtenida tecnológicamente de las personas, idéntica al modelo de carne y hueso, ¿preferiría entonces Neo la “realidad sintética” a la “realidad digital”?.
Para mí la realidad no es aquella en la que impera el orden atómico (materia) o el orden digital (bits), sino aquella en la que te encuentras TÚ reconociendo la autenticidad de los objetos (esa cualidad tan difícil de visualizar como observaba Letamendi) y en la que me encuentro YO (como entidad que afecta a esa realidad mediante objetos auténticos y únicos). Para mí aquella realidad que carece de objetos que YO (Tu YO también) pueda identificar (sin mediación de la autoridad) por mí mismo como objetos auténticos (conceptos, ideas) simplemente no existe (para mí).
Como expresión artística de este planteamiento sobre una posibilidad de realidad futurible te propongo la lectura de mi novela corta "Amanecer sintético"*, que representa la búsqueda mediante el Arte de la autenticidad del ser humano, es decir, el protagonista busca la respuesta a la pregunta ¿Qué pinto yo aquí? en un futuro en el que la realidad carnal está a punto de dejar de tener sentido. La respuesta nos conduce a un destino, el futuro, en el que necesariamente debemos encontrar, definir y comprender la autenticidad del YO (tu YO también).
*puedes descargar la novela "Amanecer sintético" gratis en el apartado "publicaciones" de la web www.k-ant.me
22-5-2019
18:42 h. - ID. 17


k-ant
PREVENCIÓN SOBRE LA COMUNICACIÓN HORIZONTAL
Los postulados del NOARTE podríamos considerarlos como un ejercicio intelectual, por eso no se requiere ninguna acción por parte de quien los recibe. Suponen una serie de planteamientos teóricos que relatan una comunicación utópica, que sólo tiene cabida en un ámbito tan especial, y peculiar, como es el Arte. Trasladar esas teorías a la práctica de la vida conllevaría... serias consecuencias para quien lo haga, sobretodo mi propuesta de comunicación horizontal. Consecuencias que pienso debes tener en cuenta si decides hacerlo.
La consecuencia más importante de todas es que si tú decides, por tu cuenta, asumir las condiciones de la comunicación horizontal, es decir, que no te consideras mejor que la persona con la que vas a establecer la comunicación y no vas a utilizar tus prejuicios y estereotipos que desacreditan a la otra persona ( con la intención de establecer una comunicación en condiciones de superioridad, de este modo te garantizas el "éxito comunicador" por el principio de autoridad) debes ser consciente que en ese caso estás rindiéndote en la comunicación si la otra persona (receptor) no asume también las condiciones de la comunicación horizontal, ya que de forma natural el receptor aplicará todo los prejuicios sobre tí que sea posible, con la intención de conseguir un lugar predominante en el acto de la comunicación. Si vas a intentar establecer una comunicación horizontal asegúrate de que todos/as los/as participantes comprenden y asumen la condiciones que este tipo de comunicación implica. Desconfía por defecto de quien te proponga este tipo de comunicación, pues si una sola de las personas participantes en dicha comunicación decide apropiarse de la autoridad para imponer sus contenidos no tendrá problema en hacerlo pues el resto de participantes están indefensos/as al renunciar a las herramientas que disponían para adquirir dicha autoridad (prejuicios y estereotipos) y que están siempre presentes en la comunicación vertical (la única que conozco y que existe, la horizontal es sólo teórica). Por esta razón te aconsejo que siempre dudes de todas las propuestas alternativas a lo que ya conoces, por supuesto duda de todos estos contenidos que te presento, somételos en todo caso a tu juicio y decide sobre su aceptación bajo tu criterio. Yo no conozco los intereses ni las circunstancias que te han acercado a mis teorías sobre Arte y comunicación, pero debes saber que mi motivación es sólo intelectual y no tengo ningún interés más que alcanzar el conocimiento de la realidad del Arte, a través de vuestras miradas, utilizando el NOARTE como herramienta de observación.
La comunicación vertical es como una batalla en la que los participantes tratan de alcanzar, a toda costa, un lugar predominante en la comunicación (desacreditando al oponente) que le otorgue la autoridad necesaria con la que imponer sus contenidos. Yo no conozco en la práctica ningún otro modelo de comunicación. El hecho de que yo vea esto así no quiere decir que desee cambiarlo, pues el modelo horizontal tiene graves efectos secundarios, como antes he indicado, el más importante de todos es la aceptación de la pérdida de la autoridad en la comunicación. No sé de nadie que esté dispuesto/a a perder dicha autoridad, a no ser que nunca la haya empleado, caso que tampoco sé si existe pues todo el mundo que conozco ha hecho uso, en algún momento, de su autoridad para conseguir las pequeñas o grandes victorias en la comunicación que nos permiten seguir desarrollando nuestra labor artística en este mundo de vencedores.
24-5-2019
18:45 h. - ID. 18